La Condesa de Sagasta.

Sus padres

Victoria Esperanza Dolores Mateo-Sagasta y Vidal, nace en Madrid el 14 de febrero de 1875. Hija de Ángela Vidal Herrera (Medina de Rioseco, Valladolid, 1836) mujer de gran talento para los negocios nombrada Dama de la Orden de Isabel de Portugal, y de Práxades Mateo-Sagasta y Escolar (Torrecilla en Cameros, La Rioja, 1825) ingeniero de caminos y reputado político español de la época.

Su vida

Esperanza Mateo-Sagasta, educada en el seno de una familia de gran relevancia durante la Restauración borbónica de España, contrajo nupcias a los 17 años con Fernando Merino Villarino (León, 1860), hijo del también farmacéutico Dámaso Merino. Fernando, además de continuar la saga familiar como farmacéutico, fue político y empresario. A esta estirpe debe su nombre la conocida “Farmacia Merino”, ubicada actualmente en el número 3 de la Calle Ancha desde 1901, pero cuyo negocio fue fundado con anterioridad por su abuelo Gregorio Felipe Merino en 1827 y que se situó en sus inicios en la actual calle Mariano Domínguez Berrueta junto a la Catedral.

Esperanza Mateo-Sagasta, fue educada en el seno de una familia de gran relevancia durante la Restauración borbónica de España.

RETRATO DE ESPERANZA SAGASTA HECHO POR MADRAZO EN 1890

Esperanza dejó su impronta en la sociedad leonesa de la época por sus numerosas actividades económicas y sociales, y su labor en la Asociación Leonesa de Caridad. El 28 de abril de 1905, y tras la muerte de Práxades, el rey Alfonso XIII y como reconocimiento a los servicios prestados por su padre, crea para Esperanza Mateo-Sagasta el título nobiliario de Condesa de Sagasta.

Práxedes Mateo-Sagasta, Esperanza Mateo-Sagasta, su marido Fernando Merino y su hijo Carlos Merino Sagasta en el jardín de su casa de León.

Esperanza dejó su impronta en la sociedad leonesa de la época por sus numerosas actividades económicas y sociales

A Esperanza le gustaba salir a pasear y leer por el paseo paralelo al Bernesga, que en aquella época no era más que un camino de tierra, por lo que a finales de 1915, el Ayuntamiento de León acuerda plantar árboles en lo que desde ese momento pasaría a conocerse como “Avenida de La Condesa de Sagasta”.

Avenida de la Condesa de Sagasta con San Marcos al fondo.

El 21 de diciembre de 1925 fallece de forma repentina e inesperada como consecuencia de una hemorragia cerebral a los 50 años de edad en su casa de Madrid, y aunque es enterrada en Madrid, su funeral se celebra en la Catedral de León el 4 de enero de 1926, al que asiste una multitud de personas para despedirla.

Trágico desenlace

Su marido Fernando Merino, tras la muerte de su esposa, acuciado por las deudas contraídas por varias de sus empresas y unido a su declive político, el 1 de enero de 1926 se suicida en la Casa Zuluaga, la residencia familiar de la actual calle Sierra Pampley. Trágico final para un personaje cuya importancia en la época fue tal, que la que se conoce actualmente como la Calle Ancha, llegó a denominarse en 1911 la Calle de Fernando Merino como reconocimiento a su labor política y empresarial.

Tras el fallecimiento del matrimonio Merino-Sagasta, sus descendientes venden sus posesiones en España y emigran a Perú, donde actualmente reside Fernando Merino y Loredo (1951), IV Conde de Sagasta.

Avatar
Sobre Leolobus 31 artículos
Apasionado de León