La Plaza de Torres de Omaña

Del origen del nombre de esta emblemática plaza de la ciudad de León, y de la truculenta historia del final de unos de los Omaña más conocidos.

La Plaza de las Torres de Omaña, situada en el corazón de lo que ahora popularmente se conoce como Barrio Romántico, pero que en realidad corresponde al Barrio de Santa Marina, debe su nombre a un antiguo palacio con dos grades torres propiedad de la ilustre familia de los Omaña, que se situó en el entorno de esta Plaza. Y es que, este rincón de la ciudad de León ha concentrado a lo largo de su historia gran cantidad de casas solariegas de la nobleza leonesa, dada su proximidad al entorno de San Isidoro donde se encontraba asentado el infantado y la realeza.

este rincón de la ciudad de León ha concentrado a lo largo de su historia gran cantidad de casas solariegas de la nobleza leonesa

De los Omaña y los Quiñones

La familia de los Omaña tiene su origen en la comarca leonesa del mismo nombre, y es uno de sus miembros quien protagonizó, muy a su pesar, un capítulo de la historia a caballo entre la realidad y la leyenda, cuya trama bien podría servir de base para un capítulo de la conocida serie de televisión “Juego de Tronos”, aunque como se suele decir, la realidad siempre supera a la ficción, y la historia real de cualquier monarquía de la época daría para muchas tramas televisivas.

Comarca de Omaña

Y es que, Don Ares de Omaña era sobrino de D. Pedro Suarez de Quiñones, que a su vez era adelantado mayor (alto representante real destacado por su lealtad a la corona) de León y Asturias allá por 1367. Suarez de Quiñones fue quien ordenó la construcción del Palacio de Quiñones, que más tarde pasaría a ser el de los Condes de Luna.

Suarez de Quiñones fue quien ordenó la construcción del Palacio de Quiñones

Conocidas por todos eran las discrepancias entre Ares y su tío Pedro, agravadas éstas por la construcción de este palacio con el que Ares de Omaña no estaba de acuerdo.

Foto antigua del Palacio de los Quiñones

Un buen día, Don Pedro invitó a Ares al Castillo de Ordás, en el condado de Luna,  para pasar unos días, y aunque receloso de las intenciones de su tío, Ares aceptó la invitación. Una vez en el Castillo, con buenas artes y agasajos, Pedro se ganó la confianza de su sobrino.

Torre de Ordás

El trágico final

La misma noche de su llegada y una vez conciliado el sueño en sus aposentos después de una opípara cena, con nocturnidad y alevosía, Ares de Omaña fue atacado por los hombres de Don Pedro Suarez de Quiñones hasta causarle la muerte, siendo este decapitado y su cabeza enviada a su familia como señal de poder de los Quiñones sobre los Omaña.

——————————————————————–

Bueno, pues espero que os haya gustado esta entrada, y como siempre, si has llegado hasta aquí, te doy las gracias. Nos leemos en la siguiente ?.

Avatar
Sobre Leolobus 31 artículos
Apasionado de León